Yo, y mi yo, y Susana 2.0

[Primer texto de Luis. Tras él, la nueva versión aguitarrada de Susana. Si deseas escuchar el tema, ten piedad y ponte los cascos o conecta el ordenador a un equipo decente. De lo contrario te enfadarás y no querrás saber nada de este humilde blog, nunca más.]

Menudo cabrito. ¡Qué difícil me lo pone! A sabiendas de que me cuesta mil infiernos escribir para un jurado desconocido, y más por vez primera. Y va el tío y sube esa foto implacable y definitoria, contra la cual no tengo otra que defenderme con argumentos de seguro menor peso. No es justo, renuncio. Prefiero dejaros con esa instantánea en la mente (seguro que  quien no me conozca pensará, como mínimo, en que soy un tipo salao) y comenzar a hablar ya de lo que he venido a hablar.

En nuestra obsoleta madurez aspiramos a jugar a una modalidad de golf sin pelota por las sórdidas estepas de la antigua urbe madrileña.

Sigue leyendo

Voz: incrustada, o las pesquisas de un pardillo en la red

Parece que la entrada con mi versión a capela de Suzanne os gustó, pero me quedé con cierto regomello (también conocido como “mal sabor de boca”) porque el enlace al archivo era bastante incómodo. Varios clics, una descarga, y luego encima se abría automáticamente el Windows Media Player, cuando todo el mundo sabe que la mitad de vosotros emplea el MacBook o MacPro de turno… En fin, y un coñazo. Pero eso se ha acabado. He conseguido la respuesta a la pregunta: ¿cuál es la mejor manera de reproducir audio en un blog wordpress.com?

¿Será esta mi salvación?

¿O más bien la cajita de marras?

¿O esta otra movida dedicada a neozelandeses de 6 años?

Sigue leyendo

Suzanne, de Leonard Cohen (Songs of Leonard Cohen, 1967), y alguna cosita más.

Leonard Cohen no necesita mucha presentación, quién no sabe que es un referente en el panorama de la música americana del mismo tamaño que la Velvet Underground, cuya formación inicial comenzó a tocar precisamente en 1964. Cohen era, ya por aquel entonces, demasiado huraño, demasiado poeta y demasiado bueno para formar una banda. Le bastaba con su voz.

Sigue leyendo