Everything in its right place (Radiohead, 2000)

El país de Kid A presenta una impresionante orografía que hará las delicias del turista.

Si hubieran sido castellanos o levantinos o españolitos de cualquier condición, a la consabida pregunta ¿Cómo están ustedes? Thom Yorke y sus compañeros hubieran respondido “mohínos”, “tristones”, o sencillamente “psé”, que no es poco decir. En el tema que abre Kid A, el álbum con el que terminó mi más tierna adolescencia musical y comenzó alguna otra cosa, a la que no me atrevería madurez, Thom nos dice que todo está en orden, cada cosa ha encontrado el lugar que le es más propio. Se trata casi de un lenguaje filosófico, el fuego va al fuego y por eso asciende (la esfera del fuego es la más alta dentro del mundo cambiante), la tierra cae porque toda la tierra ha caído siempre y no hay manera de evitar que el terruño sea gregario. Todo está en orden, pero algo va mal, Radiohead no crean paisajes sonoros relajados. Seguramente por eso escogieran una imagen tan afilada para la cubierta. Tened cuidado cuando agarréis el disco, podríais haceros daño con alguna de esas cimas. Qué cúspides las tuyas, hija mía.

Sigue leyendo