Henry Lee (de Nick Cave & The Bad Seeds, 1996)

Podría ser la portada de un disco de metal, pero "sólo es" el crooner oscuro, sir Cave.

En esta traducción musical de Henry Lee, un asesino en serie estadounidense nacido en 1963, mato dos pájaros de un tiro. Mejor dicho, dos tortolitos. Nick Cave y PJ Harvey eran novietes en el noventaiséis. La versión original la cantan entre los dos, algo justificado porque los versos se abren como un diálogo. La gracia es que en este caso el arte mata al asesino (a quien en el 96 aún le quedaban cinco añitos). La cosa sería así: Sigue leyendo